Extractos

Extractos

Cápitulos de los diferentes títulos de Ramón Amaya Amador.

La ultima orden

El Triunfo de la Selva

Primera Parte

1

Marzo, tórrido en las costas, fresco en la capital de Guatemala. Días de Cuaresma, luminosos, policromados. La noble ciudad vigilada por los volcanes altivos se adormece en el silencio triste de la restauración feudal. Por sus calles y plazas las multitudes sencillas siguen en procesiones la tonsura dirigente de los sacerdotes, repitiendo las viejas letanías, los padrenuestros, los credos con la ilusión puesta en un mundo extraterreno donde no exista la miseria, la humillación y el hambre que padecen en este mundo de pecado. Rezan y cantan los ladinos, los indígenas, los blancos de los grupos dominantes que hablan en español y visten telas inglesas.

Inéditos

Caoberos del Río Patuca

Primera parte

1

—¡Plaaaafff... plaaaafff... plaaaafff..!

Con un compás rítmico parte al agua el remo presionando a la corriente turbia, aparentemente mansa, del río Patuca. Cada inmersión del largo remo es una flexión en los bíceps poderosos del zambo Pa'Barona. La piel del negro está más oscura que la cara del río, pero, como ella, reluciente y lustrosa del sudor y gotas de agua. El sol, más allá del meridiano, parece que involuntariamente se aleja de ese juego salvaje de acicatear con sus rayos a los seres y las cosas. Ahora está dando de frente a los que van en el “cayuco” porque el río caprichoso y con cáncamos suaves, se despereza en un recodo. Las riberas glaucas parecen equidistantes del “cayuco”. Se ven los guarumos y cañaverales, y aislados, altos guanacastes con nidos de oropéndolas; los gritos de éstas son clarinadas alegrando el día.

Jacinta Peralta

Primera Parte

1

—Una lata de camarones, una caja de spaguetis, tres latas de jugo de tomate, cuatro libras de queso, salsa-perri, dos botellas de vermout... treinticuatro lempiras treinta centavos.

—Muchas gracias, señorita, hasta la vista.

—Hasta la vista Jacinta, —dice la cajera entregándole la factura con la cuenta y recibiendo el correspondiente pago—. La siguiente...

Los Brujos de Ilamatepeque

El retorno de los hermanos

Libro primero

El Regreso

Se han detenido en la colina dos hombres descalzos, medianos de estatura, robustos, de legítima estirpe indígena. Sus sombreros empalmados, de ilama, están sucios, como sus pantalones y camisas de manta dril. Cada uno lleva su maleta cargada con mecapal y su cuchillo envainado, pendiente del cinturón de cuero.